Evolución de la agricultura en el mundo a lo largo de la historia

Los inicios de la agricultura y la ganadería se remontan al Neolítico. Las actividades depredadoras, como la caza y la recolección, fueron sustituidas poco a poco por otras de carácter productivo como la domesticación de animales y el cultivo de la tierra. Así las sociedades fueron abandonando el nomadismo poco a poco para convertirse en sedentarias y productoras de alimentos.

Oriente Central, principalmente Mesopotamia y Egipto, es la zona geográfica denominada “Creciente Fértil”, en la que aparecen los primeros signos de neolitización: cambios en la manipulación de la piedra y surgimiento de la primera agricultura y ganadería.

Agricultura primitiva

Si la ganadería surge de la evolución de la caza, la agricultura lo hace de la recolección de semillas, raíces y frutos. Transportarlos provocó la propagación involuntaria de especies vegetales que colonizaron los asentamientos humanos. Las comunidades las observaron crecer y aprendieron a domesticarlas para producir. De esta época datan los primeros terrenos deforestados por la actividad agrícola y el movimiento de las poblaciones entorno a terrenos fértiles. Entre las primeras especies cultivadas se encuentran el trigo y la cebada, a las que luego se sumaron las leguminosas: guisantes, lentejas y garbanzos. El cambio en el tratamiento de la piedra ocasionó la aparición de numerosos útiles para la labranza y el procesamiento agrícola: como las primitivas azadas para cortar y cosechar y morteros de piedra para la obtención de los granos del cereal.

Regadío en la agricultura

Las técnicas de regadío en esta época consistieron principalmente en sistemas de aprovechamiento del agua de lluvia, para pasar después a la construcción de sistemas con los que desviar el curso de los ríos, embalses y construcción de canales para su distribución, de las que fueron responsables la primera civilización que conoce la humanidad: los sumerios. De esta época también datan los antiguos jardines colgantes de Babilonia, a orillas del río Éufrates (Mesopotamia), famosos por haber sido precursores del cultivo hidropónico de plantas que se practica en la actualidad.
Pintura producida en el siglo XIX, representa una visión idealizada de los Jardines Colgantes de Babilonia.

Agricultura en la antigua Roma

Las innovaciones agrícolas que se llevaron a cabo durante el Neolítico concluyeron prácticamente con la introducción de los metales. A partir de entonces se inició un periodo histórico donde las nuevas civilizaciones agrícolas tendieron a mejorar las técnicas ya conocidas, especialmente las herramientas, y a establecer esfuerzos cooperativistas. En este periodo destaca Roma, pero no fue menos importante la agricultura de Mesopotamia, Egipto, China y la India.

Los romanos fueron innovadores en el desarrollo de técnicas agrícolas.

Las referencias las tomaron principalmente de los modelos propuestos por los sumerios. Con ellos se introdujo a la agricultura el arado romano, tirado por bueyes, las prensas de aceite, el regadío (molinos para el bombeo de agua), el drenaje de tierras, el abonado, el barbecho o la rotación de cultivos. Los principales cultivos eran los cereales como el trigo, el olivo, la vid y las leguminosas.
Escena de recolección en la época romana

Agricultura en la Edad Media

No fue hasta finales ya del siglo XI cuando el calentamiento del clima y una serie de adelantos tecnológicos hizo que la agricultura prosperase. El acceso a un mejor y mayor número de alimentos hizo que la población también aumentase. De este modo, fue necesario conquistar y cultivar terrenos nuevos, convirtiéndose en uno de los fenómenos más importantes de la historia europea.

Principales innovaciones en agricultura:

  1. El arado sobre ruedas frente al arado romano: este permitía abrir surcos a la vez que remover la tierra.
  2. Sustituir al buey por el caballo para arar los campos: permitía trabajar más rápido y airear mejor el suelo.
  3. La rotación trienal, que consistía en alternar los cultivos en tres parcelas diferentes: dos con cultivo de cereal o leguminosas y el otro en barbecho, en rotación durante tres años. Así se incrementó la productividad y diversificación de los terrenos.

Edad Moderna y Contemporánea

La Edad Moderna se caracteriza principalmente por la integración de la economía mundial tras la era de los descubrimientos, que permitió el intercambio de productos del Viejo Mundo, como el trigo, la vid, la caña de azúcar, el algodón o el café, introducidos con éxito en América; y del Nuevo Mundo, el maíz, la patata, el tomate, el pimiento y el tabaco, que diversificaron la agricultura europea. En la época contemporánea, en orden, se introducen los abonos químicos (fosfatos, nitratos, …), se mecanizan las actividades, se da el impulso de la biotecnología para la producción de semillas de alto rendimiento, una mayor demanda generalizada que se tradujo en una mayor dependencia de plaguicidas para abastecer a todo el mercado y, como consecuencia, un mayor impacto medioambiental (terrenos contaminados, desforestados, reducción de la biodiversidad…), que ha devengado en la necesidad de un planteamiento más sostenible de la agricultura.
Proyecto de invernadero automatizado para producción de tomate. Fuente: Novagric.com

Agricultura actual

En el siglo XX, se comienza a usar por primera vez el tractor, que incrementó enormemente la productividad de la agricultura. En general, los logros de la ingeniería y la tecnología durante los siglos más recientes han transformado por completo el sector: se introducen los invernaderos, las tecnologías de riego y clima, equipos para la nutrición inyectada y tratamiento de aguas, paralelamente a la introducción de nuevos avances científicos en manipulación genética de semillas y en química agrícola, fertilizantes, insecticidas y fungicidas más efectivos. En la actualidad más reciente, se practican cultivos sin suelo agrícola: cultivos hidropónicos en invernadero e interiores de crecimiento en altura (a lo que se conoce como vertical farming). Estos funcionan íntegramente a base de tecnología donde un sistema recirculante de agua y nutrientes diluidos está en contacto continuo o frecuente con la raíz de la planta. Estos han surgido de la necesidad de combatir la escasez de agua y de tierras disponibles para el cultivo por la deforestación y la contaminación y por la necesidad de compartir el espacio con el incremento previsible de la población en todo el mundo.

Exitosa participación del seminario: Mejora tu producción en invernaderos

El pasado viernes 11 de octubre finalizó exitosamente el seminario teórico-práctico “Mejora tu producción en invernaderos” organizado por Etifa, que se celebró en los invernaderos tecnificados de Novagric en Alhama de Murcia con una elevada participación.

Con una duración de aproximadamente 6 horas y media, el objetivo del seminario ha sido dar a conocer estrategias para mejorar la gestión de cultivos en invernaderos con el análisis de estructuras, el estudio de las plantas y los diferentes sistemas de cultivo, y el empleo de tecnologías de clima y riego automatizadas, para alcanzar las condiciones óptimas que permitan el crecimiento más productivo y rentable de los cultivos.

Las ponencias han estado a cargo de Juan Pardo y David López, técnicos de Novagric, José María Buitrago, de AZUD, y José Tornero, de Nutricontrol. Por su parte, el evento contó con la asistencia de importantes empresas del sector como Enza Zaden, Bejo Ibérica, Bio Campo, Babyplant, Fitodolores y Looije, que enriquecieron enormemente la mesa redonda que cerró la jornada.

Bloques temáticos:

  • Estructuras y cubiertas de invernadero (60’)
  • Fisiología vegetal (20’)
  • Registros de cultivo (30’)
  • Cultivos sin suelo (60’)
  • Sistemas de riego (90’)
  • Control climático de invernaderos (120’)

Muchas gracias a todos los participantes.

Sigue en RRSS o la web de Etifa los próximos lanzamientos. 

Invernaderos 4.0 para la producción de superalimentos

Este proyecto de investigación para el desarrollo de Invernaderos, lo llevan a cabo el CEBAS-CSIC y la UMU en colaboración con distintas empresas de pertenecientes a la plataforma AgritechMurcia regionales. Se enmarca en la Estrategia de Especialización e Innovación para la Especialización Inteligente de la Región de Murcia (Estrategia RIS3Mur).

El cuestionamiento de la sostenibilidad del sector hortícola en la región debido al impacto sobre el medio ambiente, como el vertido de nitratos y fosfatos en acuíferos y fuentes de agua naturales, y la pérdida de productividad competitiva por problemas estructurales del sector, requiere de aportar medidas y soluciones para revitalizar el sector agrícola regional.

Los invernaderos 4.0 se plantean como la solución del futuro más inmediato para potenciar este sector. Reciben su denominación en base a cuatro pilares fundamentales que mejoran el funcionamiento y acondicionamiento frente a otros invernaderos con menor presencia de los avances tecnológicos:

  • Desarrollo de un sistema integral (hardware) para el manejo y gestión de riego, nutrición y clima en invernadero con cultivos sin suelo en sistemas cerrados (o de agua recirculante).
  • Desarrollo de una arquitectura de control multicapa para la gestión de cultivos en invernadero basado en las últimas tecnologías de Internet de las Cosas (IoT), sistemas Ciber-físicos (CPSs) y plataforma software en la nube (Cloud Computing). Esto nos permitirá la deslocalización de la inteligencia del sistema y la personalización de la producción, principios heredados de la filosofía de la Industria 4.0.
  • Desarrollo de un sistema de análisis de información (Bigdata), modelización del sistema y ayuda para la toma de decisiones para optimizar la rentabilidad de las explotaciones agrícolas, principalmente en invernaderos.
  • Establecimiento de las condiciones agronómicas óptimas para producción sostenible de los llamados “superalimentos”, donde se sitúan los frutos rojos o frutas del bosque.

¿Qué son los superalimentos?

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) explica que, desde el punto de vista científico, no hay una definición oficial de superalimento. Aunque se denominan superalimentos a los que contienen un alto grado de nutrientes, vitaminas y minerales, con gran poder antioxidante y grasas saludables y nos proporcionan energía extra.

Berries

Las berries, conocidas en español como “bayas” o “frutas del bosque”, se encuentran dentro de los denominados superalimentos, ya que aportan una alta cantidad de antioxidantes y distintas vitaminas: es el caso de las frambuesas, los arándanos, las moras y las grosellas. España ha sido siempre el principal exportador de estos productos frescos a Europa, sin embargo, con la revolución del consumo de berries en el mundo la demanda interna y la externa se ha incrementado, comportándose ahora su cultivo de primordial valor económico.

Además, estas ofrecen a los agricultores la posibilidad de completar el calendario de producción de fresas con el de frambuesas, arándanos y grosellas, principal ventaja competitiva que les permite una producción continuada y diversificada con gran peso en la rentabilidad de sus explotaciones.

Este proyecto no solo va a contribuir a la revitalización del sector agrícola de la región gracias al aprovechamiento de sus óptimas características climáticas, sino también al desarrollo tecnológico de los productos que ofrecen las empresas de la región y su mejora competitiva en la comercialización de berries en el mercado nacional y europeo.

Ozono y solarización para la remediación ecológica de suelos: LIFE AgRemSO3il

​El sistema AgRemSO3il es una combinación de técnicas de solarización y ozonización para la remediación y desinfección de suelos agrícolas in situ.

El proyecto piloto tiene como objetivo desarrollar y adaptar, a escala de finca, una nueva tecnología y sus técnicas asociadas. Se implementa en Murcia, España, y tiene una duración de 48 meses (2018-2022). Está enmarcado dentro del programa europeo LIFE, que contribuye al desarrollo de técnicas de acción medioambiental sostenible, y en el que colaboran el CSIC, IMIDA, ID Consortium y Novagric. Su objetivo es probar la viabilidad técnica, económica y ecológica de la aplicación de estas a gran escala.

El proyecto se basa en el desarrollo de dos técnicas diferentes que aplicadas de forma conjunta resultan un tratamiento muy efectivo para la recuperación de los suelos agrícolas contaminados.

La solarización consiste en la técnica de cubrir el suelo agrícola con un plástico transparente durante los meses de verano, cuando la temperatura y la potencia lumínica son más intensas, para conseguir que la radiación solar en contacto con el ozono (O3) fomente la máxima generación de radiales de hidroxilo (OH), capaz de destruir y transformar cualquier materia orgánica en CO2, H2O y sales minerales. A este segundo proceso se le llama ozonización.

Mediante la aplicación de estas dos técnicas es posible que suelos contaminados por la presencia de residuos químicos además de otros elementos, puedan ser recuperados, afrontando la trágica situación de escasez de terrenos por la contaminación que sufre la agricultura en el mundo. Todo ello por medio de una técnica por completo ecológica, responsable y de fácil aplicación, hasta ahora probada en terrenos de menor tamaño, pero con el objetivo de ser aplicable con igual eficacia en grandes extensiones.

Novagric participa en este proyecto de innovación aportando tecnología para la ozonización con la que se propone ampliar el número de medidas ecológicas de explotación rentable de tratamientos con ozono para la agricultura, ahora también con el objetivo de recuperar suelos contaminados alargando su vida útil por más de tiempo.

Desde Etifa queremos hacernos eco de nuevos proyectos de investigación y prácticas en gestión medioambiental para ofrecer formaciones completas con un impacto exponencial sobre la sostenibilidad del planeta.