ADAPTAR LA PROGRAMACIÓN DE RIEGO DE TOMATE PARA AHORRAR AGUA. CICLO DE CULTIVO. [DÍA 34]

En el invernadero hasta ahora veníamos usando riego horario. En el vídeo os explicamos por qué hemos cambiado a riego por demanda, con lo que se ahorra agua y se obtiene un Índice de Déficit Hídrico óptimo para las plantas.

La adaptación del riego en el invernadero

En anteriores vídeos explicamos que estábamos adaptando el riego según la hora del día para conseguir el déficit hídrico deseado. En esta etapa del ciclo del tomate, hemos cambiado esta estrategia hacia una de riego por demanda. Este tipo de riego es capaz de adaptarse a las necesidades hídricas de la planta en cada momento, y se calcula a partir de la cantidad de radiación acumulada dentro del invernadero a través de un sensor; y también con bandejas de demanda, sobre las que se ponen sacos de sustrato y en las que sabemos la cantidad de agua que entra gracias a goteros auto compensantes; y midiendo el agua que drenan los sacos (el agua que no se utiliza en el riego). Teniendo estos datos se puede hacer el programa de riego por demanda. Como hemos explicado en el vídeo, hemos realizado dos estrategias distintas adaptadas a nuestros dos tipos de cultivo:

CULTIVO
Wh / m² DE RADIACIÓN ACUMULADA
DRENAJE
Tomate Cherry
800
20%
Tomate Rama
1.100
10%

En nuestro invernadero, hay dos motivos para haber empleado estos valores: la ubicación de las plantas (más cerca o más lejos del cristal por donde entra la luz) y también la estrategia de cultivo (vegetativa o generativa). Además, para realizar comprobaciones usamos una sonda de humedad que se pincha en los sacos y mediante ella podemos comprobar la concentración de sales en los sacos, así como su nivel de humedad.

Comprobaciones en la estrategia de riego

A diario, a primera y última hora de la mañana (antes del primer riego y media hora después del último), realizamos una medición de humedad y conductividad eléctrica mediante una sonda de CE (Conductividad Eléctrica). Con esta misma sonda se mide la temperatura del saco. La sonda se pincha en el saco, bajo los goteros y entre los mismos, y además se hace a tres alturas diferentes. En el vídeo mostramos las distintas mediciones que hemos realizado en nuestro invernadero y los resultados que nos han aportado.

La media de los datos obtenidos del tomate cherry es del 67% de humedad y 3,2 dS/m. En el tomate en rama la humedad es del 55% y la conductividad de 4,3 dS/m. En nuestro caso, los datos son positivos, pero si no hubiéramos obtenido unos resultados que se encontraran dentro del rango que nos interesa, modificaríamos los parámetros de riego a través de la radiación acumulada y del drenaje.