RUTINAS DE CONTROL EN INVERNADERO DE TOMATES. CICLO DE CULTIVO [DÍA 41]

Revisar el estado de las plantas del invernadero es una tarea fundamental que se debe realizar con suficiente frecuencia. Realizar este paso nos va a ayudar a mejorar nuestra producción.

TOMATES EN INVERNADERO: CHERRY Y RAMA

En el video mostramos cómo comenzamos realizando el control del tomate cherry, en el que comprobamos el estado de su tallo, la cantidad y longitud de ramilletes con tomates. Es importante realizar estas comprobaciones de forma general en todas las plantas del invernadero. En nuestro caso, las plantas de tomate cherry están respondiendo a las estrategias que planteamos al comienzo de la producción.

El tomate en rama de nuestro invernadero sí precisa algunos ajustes, ya que en el proceso del paso de vegetativo a vegetativo el cultivo puede presentar ciertas carencias debido a la modificación de su equilibrio nutritivo. Para que esto no suponga un problema, es imprescindible realizar estas rutinas de control y de esta forma poder aplicar los cambios que se precisen para solucionar las carencias del cultivo.

LOS DATOS EN EL CABEZAL DE UN INVERNADERO MODERNO

Los invernaderos tecnológicos ofrecen la posibilidad de monitorizar una gran cantidad de variables que afectan a nuestro cultivo. En el vídeo mostramos las gráficas que nos aportan estos sistemas relativos a la temperatura, la humedad, el riego o el drenaje. Estos parámetros se pueden analizar para aplicar los cambios que se puedan necesitar. Estos datos, además, se deben contrastar con las mediciones manuales que tomamos del cultivo, como la conductividad eléctrica de los sacos y registros manuales del cultivo respecto a los tallos, las flores, los frutos, etc.

QUÉ MODIFICAR CUANDO EL CULTIVO TIENE CARENCIAS

Además del control de temperatura, en invernaderos de tomates puede ser necesario controlar otras variables para que el cultivo crezca de una forma adecuada, como por ejemplo el riego; pero también la nutrición de las plantas. En nuestro caso, estamos aportando más nitrógeno, calcio y magnesio. Estas rutinas de control las realizamos de forma diaria, ya que son importantes para que nuestro cultivo esté sano y sea productivo, permitiendo también obtener una mayor rentabilidad.