La tendencia se ha confirmado, no hay vuelta atrás. En el futuro estará presente la agricultura vertical.

El mundo agrícola está ganando espacio vertical y tanto es así, que ya ha llegado incluso hasta la Estación Espacial Internacional (ISS) en una serie de proyectos para la producción agrícola sin suelo, llevados a cabo por la NASA.

Las nuevas técnicas de producción agrícola ante las elevadas cifras de deforestación de los suelos de cultivo, en torno al 30%, miran hacia nuevos espacios de producción. Las cifras de crecimiento poblacional no son mucho más alentadoras y se estima que en el año 2050, para alimentar a toda la población mundial, se deberá intensificar un 70% la producción actual de alimentos. Hacer esto implica buscar medidas más allá del mundo que conocíamos hasta hoy.

La respuesta ha sido el nacimiento de la agricultura vertical, originaria del siglo pasado, pero con repercusión en el mundo de hoy. Esta es una rama de la agricultura que busca aprovechar los espacios verticales (o en altura) para producir alimentos. Teniendo en cuenta que la situación actual de escasez de suelo fértil en la tierra, a este ritmo, no permite cubrir las necesidades futuras de alimentación, se plantea el espacio en vertical para el cultivo forzado sin suelo agrícola y/o sin luz solar como una solución viable hoy día gracias al apoyo de tecnologías 4.0.

Técnico de NOVAGRIC trabajando en módulo diseñado para cultivo vertical

Esta técnica permite cultivar en espacios cerrados por lo que instalaciones industriales en desuso cercanas a ciudades se están cambiando para albergar esta tecnología y poder cultivar una amplia variedad de vegetales y suministrar a esas ciudades. Esta tecnología permite obtener productos de residuo cero y con una menor huella de carbono e hídrica, demostrando ser mucho más eficiente y amigable con el medio ambiente.

El cultivo vertical

El cultivo agrícola que se practica en agricultura vertical hace referencia al cultivo sin suelo agrícola ni sustrato manejados con la técnica de nutrición recirculante NFT en altura. Esta técnica fue desarrollada en la segunda mitad del siglo XX por el doctor Allan Cooper, a quien se le atribuye su práctica. Está orientado principalmente a los cultivos de hoja (lechuga, col, acelgas, plantas aromáticas), ya que son cultivos de ciclo corto, bajo porte y con un sistema radicular que optimiza el espacio. También por haber resultado los cultivos más productivos y rentables testados en este tipo de agricultura, enfrentarse a menores plagas y crecer sin pesticidas.

Solo gracias a la tecnología desarrollada hoy día es posible llevar a cabo este tipo de cultivo, ya que requiere de un sistema complejo de fertirriego, riego por goteo y canaletas que permitan recircular el agua, para luego ser depurada y distribuida de nuevo a la planta con el máximo grado de aprovechamiento de agua y nutrientes. La implementación de esta técnica ha dado lugar a la aeroponía, en la que un sistema de riego por nebulización de nutrientes disueltos en agua rocía la planta, cuyas raíces se encuentran a su vez total o parcialmente en agua, para una absorción aún más eficiente de la solución nutritiva y mejor oxigenación de las raíces.

Módulo de Agricultura Vertical con cultivos sin suelo NFT e iluminación LED desarrollado por NOVAGRIC

Por otro lado, no podemos olvidar que hablamos de un sistema de cultivo sin luz solar, ya que esta es sustituida por una fuente de luz artificial, pero que, de alguna forma, pudiera estar generada con luz solar si su alimentación proviniese de energías renovables y/o si no se tratase de un cultivo puramente de interior. Para poder producir en vertical es necesario otro tipo de tecnologías, ya que, por su propia disposición apilada, las plantas se hacen sombra y limitan la cantidad de radiación solar que es posible que reciban. Por eso, se implementa un sistema de iluminación LED cuyos filtros lumínicos imitan el espectro de la radiación solar mejor absorbida por la planta según la fase del ciclo en la que se encuentre, para su crecimiento forzado más eficiente. En algunos casos, las necesidades eléctricas pueden estar generadas con luz solar u otro tipo de energía renovable que hace que esta tecnología sea más sustentable medioambientalmente.

Tecnología agrícola de alto rendimiento para la producción vertical

La tecnología agrícola está dispuesta al servicio de estas nuevas formas de producción, que no sería posible implementar siguiendo un modelo tradicional, por eficiente que pueda llegar a ser, de igual manera que también crece la población por encima de las posibilidades de producción. En los grandes núcleos urbanos además lo hacen en vertical, dada la misma escasez por la que luchan suelo agrícola y espacio para la actividad humana. Incluso se plantean ya espacios donde los cultivos y las personas convivan en espacios verticales.

No quiere decir con esto que en el futuro toda la agricultura sea o pueda llegar a ser vertical, puesto que hasta el momento ha demostrado ser eficiente principalmente en cultivos vegetales de hoja. Eso sí, un método combinado permitirá una explotación más eficiente del suelo en cultivos hortofrutícolas de mayor porte, optimizando otros en vertical (ya se estudia implementar en cultivos de tomate, pimiento y flores ornamentales).

Instalación de agricultura vertical con control de riego, clima y humedad

Empresas como Novagric, instructoras de nuestra fundación, instalan sistemas de riego, control de clima y módulos de cultivo vertical gracias a la experiencia práctica de su actividad, ya que investigan de primera mano en sus instalaciones piloto estas tecnologías y ofrecen un análisis teórico-práctico sobre aspectos que han sido específicamente estudiados por las mismas.

Recommended Posts