Echamos un vistazo a los tomates tras dos meses después del trasplante. Gracias a la poda de hojas en tomate, se puede conseguir que los tomates maduren y crezcan de una forma más productiva.

CÓMO PODAR TOMATERAS PUEDE MEJORAR LA PRODUCCIÓN

La poda de hojas es una de las tareas agrícolas que se llevan a cabo dentro del invernadero, y sirve para que el cultivo crezca de forma robusta y sana, y para que dedique el total de su energía a desarrollar el producto. Es preferible ir quitando las hojas que están más próximas al saco de hidroponía o al suelo, así como las que estén menos expuestas al sol. La poda de tomate también se debe realizar sobre las hojas que se encuentren por debajo de los ramilletes que cuenten con un calibre apropiado y que se encuentren madurando; es decir, siempre y cuando no sean necesarias para alimentar ese ramillete.

LA IMPORTANCIA DE PODAR LOS TOMATES

Además del punto de vista sanitario, podar la planta de tomate ofrece otras ventajas. Por ejemplo, desde el punto de vista visual, nos ayuda a ver a simple vista el estado de nuestro cultivo, así como el punto de maduración o desarrollo de los frutos. Otra de las ventajas es que los ramilletes van a obtener mucha más radiación solar, y esto permitirá que, cuando maduren, adquieran un color rojo intenso.

CUÁNDO PODAR TOMATES

Como hemos explicado en el vídeo, los tomates se deben podar cuando alcancen el tamaño correcto o cuando estén empezando a pasar a color rojo, como hemos visto al podar los tomates cherry, pues esto aportará las ventajas que hemos explicado en el párrafo anterior. Ahora bien, no es el único momento en el que se debe realizar esta labor, pues, como hemos visto en días anteriores, en ocasiones las hojas pueden presentar algún problema que requiere que se quiten para evitar que se extienda; o también para buscar una mayor eficiencia energética de la planta, evitando que hojas innecesarias consuman recursos de la tomatera.

Recommended Posts