En la actualidad, gracias a las tecnologías que encontramos disponibles para invernaderos, se pueden controlar remotamente distintos sistemas, principalmente los relacionados con el clima y el fertirriego. De este modo, se puede cambiar la programación de riego y clima a distancia, además de contar con la posibilidad de actuar puntualmente sobre otros sistemas que se tengan instalados en el invernadero.

¿Qué tecnologías se usan para realizar este control remoto?

Un invernadero tecnificado suele tener sensores que miden distintos parámetros relacionados con el clima y con el riego. Estos sensores están conectados con unos programadores que, a su vez, están conectados a Internet. Esta tecnología de monitorización mediante sensores está muy avanzada, por lo que la tecnología más innovadora actualmente es la relacionada con el desarrollo de cámaras térmicas y multiespectrales. Las cámaras térmicas detectan la temperatura, mientras que las multiespectrales son capaces de captar imágenes que permiten conocer distintos parámetros de las plantas, como el nivel de clorofila, la cantidad de hoja, si la planta está bien hidratada o presenta estrés hídrico. Esto permite conocer más en profundidad su estado de salud. Al mismo tiempo, existe la posibilidad de controlar a distancia videocámaras de alta calidad de imagen, colocadas sobre bases motorizadas que se muevan entre el cultivo y que permitan conocer el aspecto visual de la planta, para poder comprobar, por ejemplo, que no presenten marchitez.

¿Qué tipo de control se puede llevar a cabo? ¿Cómo se obtienen los datos?

Se pueden controlar de forma remota los sistemas de riego y clima. Para ello, se utilizan los datos que toman los sensores del invernadero, que se pueden consultar a distancia y que están relacionados con los distintos elementos que afectan al cultivo en el invernadero. De este modo, permiten tomar decisiones de una forma más precisa, obteniendo una mayor eficacia.

Entre los sensores que aportan información hídrica, encontramos los contadores de agua, así como las sondas de humedad o de capacidad de campo para cultivo en suelo y las sondas de drenaje para cultivo hidropónico. Los contadores miden el volumen de agua que se consume en el invernadero y pueden indicar si tenemos pérdidas de agua en algún sector o si existe algún atranque y se está regando menos de lo deseado, mientras que las sondas de humedad indican a qué profundidad se encuentra el agua en el suelo, lo que permite saber si el bulbo está húmedo a la profundidad de las raíces, así como si se está drenando y fertilizando fuera del alcance de las raíces. Las sondas de capacidad de campo indican la disponibilidad de agua en el suelo, mostrando el nivel de facilidad o dificultad que tienen las plantas para extraer el agua del suelo. Las sondas de drenaje sirven para controlar la cantidad de agua que drenan los sacos de hidroponía. Con los datos que aportan estas sondas, se puede gestionar el riego y hacerlo lo más eficiente posible, consiguiendo a su vez que la estrategia de riego sea más sostenible medioambientalmente.

Respecto al clima del invernadero, los datos se obtienen mediante los sensores de las estaciones meteorológicas situadas en el exterior del invernadero y las distintas sondas que se colocan dentro del mismo, como los piranómetros que miden la radiación solar; los psicrómetros, que miden la temperatura y la humedad relativa; o las sondas de medición de la concentración de CO2. Las estaciones meteorológicas cuentan con sondas que registran datos del exterior del invernadero relacionados con la velocidad y dirección del viento, radiación solar, presión atmosférica, humedad relativa y lluvia. Con los datos que aportan tanto las estaciones meteorológicas externas como los sensores internos, se puede actuar sobre los distintos elementos que modificarán el clima dentro del invernadero, creando un ambiente óptimo para las plantas, reduciendo así los tiempos de recolección y aumentando tanto la producción como la calidad de nuestros productos.

Otros sensores que permiten conocer el estado de la planta son los dendrómetros, que sirven para medir el grosor de tallos, troncos, hojas y frutos. Con estos sensores se puede conocer el estado hídrico y de crecimiento de la planta y de sus frutos. Existen dendrómetros digitales que permiten consultar los datos de forma remota.

¿Qué ventajas aporta la posibilidad de controlar remotamente los sistemas del invernadero?

La mayor ventaja es que esta tecnología permite reducir las visitas al invernadero sin descuidar el control del mismo, lo cual puede ser de gran utilidad en muchos casos. También permite que se puedan delegar ciertas tareas, pues el control físico del invernadero lo puede realizar una persona, mientras que el gestor o la persona encargada de gestionar las estrategias puede aplicar a distancia los cambios que determine convenientes gracias a los comentarios de quien está presencialmente en el invernadero. Algunas ventajas de este control remoto son:
  • Una mayor disponibilidad de tiempo para realizar otras actividades relacionadas con el cultivo, como la comercialización del producto o la elección y adquisición de los insumos necesarios.
  • No tener que visitar el invernadero a diario. Gracias a esto, se puede tener la tranquilidad de que el cultivo se encuentra controlado en caso de que no sea posible visitar el invernadero durante un periodo corto de tiempo (fines de semana, por ejemplo).
Optimum Fertimum Nutricontrol

¿Qué herramientas encontramos en la actualidad?

Como herramientas destacadas, encontramos las Apps para dispositivos móviles que ayudan a controlar y consultar de forma remota los equipos de fertirriego del invernadero, como Xilema, de NOVAGRIC. En esta aplicación se pueden realizar acciones como la consulta del estado del equipo en tiempo real, la creación y modificación de recetas de abonado o la programación de horarios o la consulta del estado de las válvulas de riego con su ubicación en un mapa, entre otras.

Además, es importante destacar que hoy en día, además que realizar remotamente el control y la activación del riego, también es posible hacerlo de una forma inteligente, mediante dispositivos Smart (como Optimum, de Nutricontrol) que actúan recopilando información para poder tomar decisiones en base a ella, y que también se controlan mediante Apps.

¿Qué herramientas tecnológicas podremos encontrar en el futuro para seguir avanzando en el control remoto de invernaderos?

En el futuro, se espera que haya maquinaria de alta precisión y robots dotados de cámaras y sensores que permitirán realizar algunas de las labores de cultivo de una forma similar a la de una persona. Asimismo, se espera que con la creciente implantación del IoT (Internet of Things o Internet de las Cosas), la capacidad de controlar a distancia y automatizar los elementos será cada vez mayor, mejorando la eficiencia en el uso de los principales recursos y haciendo más sostenibles los cultivos.

Recommended Posts