Hoy os enseñamos cómo preparamos las mezclas de fertilizantes en los tanques de agua para riego que se distribuirán a las plantas del invernadero a través del sistema de fertirrigación, y cómo se puede programar.

PREPARANDO LAS MEZCLAS EN LOS TANQUES PARA RIEGO AGRÍCOLA

En el vídeo de hoy, y tras echar un vistazo general a nuestro cultivo, pasamos a la zona del cabezal de riego, donde realizamos las mezclas madre de fertilizantes que aplicamos a nuestras plantas a través de nuestro equipo de fertirrigación.

En el primer tanque, añadimos nitrato potásico y nitrato de calcio, y también microelementos. Para ello, preparamos la mezcla y llenamos el tanque con agua hasta la mitad de su capacidad. Conectamos el agitador, y una vez haya terminado, añadimos los microelementos, y llenamos el tanque hasta su nivel máximo y volvemos a conectar el agitador.

En el vídeo se ve que limpiamos muy bien el envase, ya que también lo vamos a usar para otros fertilizantes. El inconveniente de que se mezclasen un fertilizante y otro, sería que podría surgir un problema de precipitado: podemos precipitar yeso, lo que podría obturar nuestro filtro. Por tanto, podría causarnos problemas a la hora de regar.

En el siguiente tanque, repetiremos el proceso (pesar los fertilizantes y añadirlos al tanque), y en esta ocasión, además añadiremos ácido fosfórico. Los fertilizantes utilizados son sulfato de potasio y sulfato de magnesio.

¿QUÉ FUNCIONES TIENEN LOS DEPÓSITOS DE AGUA PARA RIEGO AGRÍCOLA?

Ya hemos visto que realizando las mezclas en los bidones de agua para riego, se puede aportar la nutrición necesaria para nuestras plantas en el invernadero. Cada uno de los tanques de nuestro cabezal de riego tiene una función específica:

  • Para mezclas: Se utilizan para hacer las mezclas de fertilizantes. Según el caso, utilizaremos los tanques con agua clara o con agua de drenaje.
  • Para regulación de pH: Agua con ácido nítrico mediante la cual se regula el pH hacia un punto óptimo en el que las plantas puedan aprovechar los nutrientes. En nuestro caso, el punto óptimo lo hemos establecido en torno a 5,6 y 5,7.
  • Para aportaciones especiales: Productos puntuales o que no queremos que pasen por nuestras sondas.

¿CÓMO FUNCIONA EL SISTEMA DE FERTIRRIGACIÓN?

Para realizar las mezclas de fertilizante y de agua de drenaje desinfectada utilizamos una máquina de fertirriego conectada a nuestro programador. Así, dependiendo de si hay agua de drenaje o no, mediante un sensor, el programador decide si va a utilizar para la mezcla únicamente agua clara o también agua de drenaje desinfectada.

Una vez realizadas las mezclas, pasan por los filtros de disco, y una vez filtradas, pasan por dos tanques nodriza, en los que metemos el agua de riego que va a las plantas de nuestro invernadero. Uno de los tanques está conectado con el cultivo de tomate cherry y el otro con el de tomate en rama. La ventaja de tener tanques nodriza es que se pueden hacer aportaciones puntuales sin tener que cambiar el balance de nutrientes en los tanques. Otra ventaja se presenta cuando se quieren realizar tratamientos sistémicos (a través de las raíces, no de las hojas). Otro de los elementos del sistema es una bomba con la que el programador abre el riego según los parámetros que hayamos establecido.

Recommended Posts