La Tuta Absoluta, también conocida como “polilla del tomate” puede afectar a nuestro cultivo, y a fin de evitarlo, vamos a explicar cómo realizar un tratamiento para la Tuta del tomate a modo de prevención.

El control de la Tuta Absoluta

En el vídeo hemos visto que el ataque de este insecto se puede apreciar en las hojas de la tomatera. En nuestro caso, hemos detectado a tiempo el problema, presente en pocas plantas, y por lo tanto el tratamiento que aplicamos es preventivo, a través de un insecticida, Altacor; y de Proxifen, que sirve para atacar los huevos que haya podido dejar la polilla de la Tuta. Altacor ataca a la oruga y a la polilla de la Tuta.

Además de utilizar estos métodos también se usan elementos físicos que impiden la proliferación de esta plaga, con trampas adhesivas negras y también con trampas de feromonas. Estas últimas se sitúan a nivel de suelo, y se colocan sobre un recipiente con parafina, que deja atrapados a los insectos. Esto se realiza para prevenir un ataque de Tuta Absoluta en tomate, y el tratamiento también sirve para evitar un ataque de mosca blanca, aunque en nuestro caso no ha tenido lugar.

La importancia de realizar de forma adecuada el control de la Tuta Absoluta en el invernadero

A la hora de aplicar los productos, debemos tener en cuenta que es recomendable seguir una serie de indicaciones para que no se dañe el cultivo. A fin de evitar que las gotas que caen sobre las hojas sean muy grandes y empapen las hojas, estas son micronizadas en la motobomba, que bombea el líquido con una presión de 40 bares. Si las hojas se mojaran más de la cuenta, podríamos tener problemas de insolación, es decir, que el sol cause quemaduras en las hojas. Para no correr el riesgo de que esto pase, además, se pueden cerrar las pantallas del invernadero, reduciendo la cantidad de luz solar en su interior. Gracias a que hemos micronizado la gota, el agua de la mezcla se evapora con más facilidad y lo que queda sobre la superficie de la hoja es el producto en sí, que actúa sobre la larva, sobre la polilla y sobre el huevo.

En nuestro caso no ha sido necesario sacar la fauna auxiliar del invernadero (los abejorros), pues, como hemos explicado, se trata de prevenir, no de combatir; por lo que el tratamiento que se aplica es muy ligero. La máquina de sulfatar queda en el exterior del invernadero, en el que introducimos únicamente la manguera. Se debe realizar de abajo hacia arriba para que el producto llegue tanto al haz como al envés de la hoja.

Descarga la tabla: Índice de Déficit Hídrico

Recommended Posts